martes, julio 06, 2010

LA GESTACION DE LA MATRIZ SOCIAL

Por: Yenine Maria Ponce Jara

El punto de partida de un análisis antropológico de las razones de los comportamiento de los individuos generalmente se inicia en la exploración de sus experiencias tempranas y las características del núcleo familiar en el que socializaron en su primera infancia, pero como no es un perfil psicológico, sino antropológico nuestro interés, el estudio se hace de una muestra de varios grupos familiares, sabemos que no todas las familias crían a sus hijos de la misma manera, sin embargo el pertenecer a un grupo social con experiencias similares aun que no sean precisamente de grupos culturales homogéneos puede determinar comportamientos colectivos y similares en los individuos criados en el mismo medio social. Los seres humanos no solo nacemos, “la sociedad y los padres nos hacen nacer”. La matriz de la que provenimos, antes que ser la del vientre materno, es la de la lengua materna que expresa una visión de mundo establecida en el colectivo, esto es nuestra cultura de origen, y modela nuestras formas de simbolizar. “La sociedad es un conjunto de relaciones individuales que se sitúa por encima de las voluntades individuales. Los individuos forman redes de relación y la sociedad es la sistematización de esas redes” el niño nacido de vientre de mujer es un ser muy débil y prematuro, que aún debe ser incubado o gestado en una matriz social, el vientre es el medio natural donde se forma el niño a partir de un determinado material genético, del mismo modo que la sociedad es el medio donde se forma el individuo.
Específicamente los grupos sociales culturalmente heterogéneos que se asientan en algunos sectores rurales de la ceja de Selva de algunos departamentos del Perù, son hijos de los antaño sindicalistas de los años 60 al 70, de origen rural y casi en su totalidad agricultores desposeídos, que llegaron a esas tierras generalmente como arrendiles del sistema de haciendas, en las que se asentaba el modo económico de nuestro país, luego de violentas luchas desterraron a los hacendados y tomaron posesión de estas tierras producto de los movimientos sociales de corte izquierdista. Posteriormente se les concedió titularidad de tierras que legalizaron por medio de decretos y leyes provenientes de los gobiernos centrales de entonces, este nuevo sistema de agrupación social tomo formas organizativas completamente diferentes a las tradicionales Comunidades Campesinas. Se percibe en ellos un comportamiento completamente alejado del trabajo corporativo y de ayuda mutua, de nuestras comunidades tradicionales del sur y centro, un acentuado individualismo y un carácter beligerante, producto de haber percibido siempre el sistema de hacienda como injusto, abusivo, explotador y atentatorio a cualquier libertad humana.
Para el presente análisis se toma en cuenta la teoría de que los hijos de padres que son gestores, son parte o se involucran con movimientos sociales, crecen en un momento de plena contradicción de los sectores sociales, la controversia de un grupo que trata de mantener el status quo y otro que trata de derrocarlo con violencia; estos sujetos sociales crecen percibiendo que las estructuras y los valores más tradicionales y reconocidos, que las formas organizacionales de la sociedad que los moldeo son equivocas y contranaturales, y perciben que sus mayores obraron como un ingeniero sobre el edificio social, construyéndolo de acuerdo a los requerimientos de los grupos sindicalistas de entonces, cuando en realidad las formas organizativas sociales solo sufren aparentes cambios en sus estructuras y mantienen sus subestructuras institucionales.
Los ideales de liberarse de las estructuras establecidas es un ideal recurrente desde la Revolución Francesa, es común que los grupos disidentes dirijan los ataques hacia las instituciones tenidas a veces por las más naturalmente emblemáticas. El hijo del revolucionario, el contestatario, el rebelde, por la sociedad contradictoria que le toco vivir, siempre quiere otra cosa, aun que no la sepa definir con certeza, porque generalmente estas personas han nacido más por la voluntad de la sociedad que por la de sus padres. La crítica a la familia como estructura formativa impuesta, es una crítica sesgada es la sociedad la que es determinante en los caracteres de los individuos, en su visión de la vida y en sus aspiraciones, para estos grupos sociales, la mayoría de las veces, toda forma jerárquica, es amenazante y atentatoria a sus libertades, y en el imaginario de varios de los pobladores, esta percibida como una forma de ejercicio (de ejercer), de poder y el elemento a derrocar o al cual mostrarle férrea oposición, está en su suelo de creencias, que el status quo institucional es el enemigo público, detentor de poder y de uso efectivo de discriminación y abuso, esto explica porque responden con tanta facilidad a la incitación soliviantante de agitadores políticos. Las mas de las veces, estos sectores sociales consideran que es necesario restablecer sus propios conceptos de orden. Una estrategia de constante dialogo, sumada a actitudes igualitarias, con espacios de expresión y recreo, la atención a sus necesidades, alivia en parte el carácter beligerante que se mantiene con las instituciones y órdenes de carácter formal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario